Ejercicios para la bursitis anserina

Los ejercicios son una parte importante del tratamiento fisioterapéutico en la bursitis anserina porque ayudan a disminuir el dolor, fortalecen los músculos y previenen futuras lesiones.

Bursitis anserina

La bursitis anserina es una de las causas más frecuentes de dolor en la rodilla, se localiza en la parte interna de la pierna, justo por debajo de la articulación de la rodilla donde se unen tres tendones.

Ejercicios para mejorar los síntomas de la bursitis anserina

1. Desplazamiento del talón

  • Acuéstese boca arriba con la rodilla afectada recta. Su rodilla buena debe estar flexionada.
  • Flexione la rodilla afectada deslizando el talón sobre el piso y hacia su glúteo hasta que sienta un estiramiento suave en la rodilla.
  • Mantenga la posición durante unos 6 segundos, y luego extienda lentamente su rodilla.
  • Repita de 8 a 12 veces.

2. Ejercicios para el cuádriceps

  •  Siéntese con la pierna afectada estirada y apoyada en el piso o en una cama firme. Coloque una toalla pequeña enrollada debajo de la rodilla afectada. Su otra pierna debe estar flexionada, con ese pie apoyado en el piso.
  • Apriete los músculos del muslo de la pierna afectada haciendo presión en la toalla con la parte posterior de la rodilla.
  • Mantenga la posición por unos 6 segundos, y luego descanse hasta 10 segundos.
  • Repita de 8 a 12 veces.

3. Elevación de la pierna estirada al frente

  • Acuéstese boca arriba con la rodilla buena flexionada de forma que el pie se apoye en el piso. Su pierna afectada debe estar estirada. Asegúrese de que la parte baja de su espalda tenga una curva normal. Debe poder deslizar la mano entre el piso y la parte baja de la espalda, tocando el suelo con la palma de su mano y su espalda tocando el dorso de su mano.
  • Apriete los músculos del muslo de la pierna afectada haciendo presión con la parte posterior de la rodilla hacia el piso. Mantenga la rodilla estirada.
  • Con los músculos del muslo apretados y la pierna estirada, levante la pierna afectada de modo que el talón quede a unos 30 cm del piso.
  • Mantenga la posición durante unos 6 segundos y luego baje lentamente la pierna. Descanse hasta 10 segundos entre repeticiones.
  • Repita de 8 a 12 veces.

 

Se recomienda iniciar los ejercicios lentamente para no forzar los movimientos y si siente que empeora el dolor, deténgase.

Los ejercicios son útiles para complementar el tratamiento de rehabilitación, mejoran los síntomas que produce la bursitis anserina, fortalecen la zona debilitada por la lesión e incrementan progresivamente el movimiento, además de prevenirla.

  1. Nemegyei A, Jose M, Canoso J. Evidence-Based Soft Tissue Rheumatology IV: Anserine bursitis. J Clin Rheumatol 2004; 10: 205-6.
  2. Gnanadesigan N, Smith RL. Knee pain: osteoarhritis or anserine bursitis? J Am Med Dir Assoc 2003; 4: 164-6.
  3. Kang I, Han SW. Anserine bursitis in patients with osteoarthritis of the knee. South Med J 2000; 93: 207-9.
  4. Rennie WJ, Saifuddin A. Pes anserine bursitis: Incidence in symptomatic knees and clinical presentation. Skeletal Radiol 2005; 34: 395-8.

También te recomendamos

Coméntanos

Coméntanos

Suscríbete y sé el primero en obtener nuestro contenido