“Mi vida era muy incapacitante, ya no podía abrir un frasco”